Una parada de taxis… sin taxis

La instaló recientemente la Ciudad en la esquina de Roosevelt y Triunvirato, pero las unidades no pueden detenerse por los vehículos estacionados a 45º.

Por Sergio Calandra
fiscal@periodicoelbarrio.com.ar
Twitter: @scalandra
Instagram: fiscaldelascalles

En la esquina de Roosevelt y Triunvirato, justo a la salida de la escalera mecánica del subte B, el Gobierno de la Ciudad instaló recientemente un parada de taxis. Se trata de un poste similar al que indica la presencia de colectivos, pero con el detalle amarillo y la inscripción alusiva de este tradicional medio de transporte porteño.

La paradoja es que, por los vehículos que estacionan a 45º sobre Roosevelt, las unidades no tienen espacio para ubicarse en fila y esperar a los eventuales pasajeros. Ante esta situación, los choferes optan por circular en la mano derecha de Triunvirato y se forma una parada improvisada en la entrada al Banco Nación.

A los taxistas les resulta más cómodo circular por la derecha en Triunvirato en vez de dar la vuelta por Roosevelt.

Otro ejemplo insólito

También hay una parada para taxis, en este caso con refugio y asiento, que hace algunos años colocó la Ciudad en Triunvirato casi Olazábal. Como en el ejemplo anterior, aquí tampoco se detienen las unidades y el sector está en desuso. Hoy el espacio es ocupado por autos estacionados y la estructura luce abandonada.

La parada de taxis con refugio ubicada en Triunvirato y Olazábal está en desuso.

Se trata de un verdadero despropósito teniendo en cuenta que, en contraposición, muchas de las paradas de colectivo de la avenida presentan un evidente deterioro y tampoco abundan los refugios. Por citar dos ejemplos, en el poste donde se detienen las líneas 71 y 127 se está despegando el sticker indicador y la “parada” aledaña del 114 fue improvisada con una chapa roja sobre el alumbrado público.

Las paradas de colectivo de la avenida presentan un notoria precariedad.

Además, a pesar de la gran cantidad de pasajeros que se congrega en el lugar durante las horas pico, ninguna de las dos tiene un techo y asiento para que puedan guarecerse del sol o la lluvia mientras aguardan por la llegada del colectivo.

La “parada” del 114 es una chapa roja sobre el poste del alumbrado público.
Comentarios Facebook