¿Una puerta de la época colonial sobrevive en Coghlan?

Según el testimonio de un cliente del establecimiento, el portón de ingreso a la ex fábrica de muebles Barthel, ubicada en Freire 3065, habría pertenecido a una histórica casona del Virrey del Pino.

  • 2.4K
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Por Marcelo Benini
mbenini@periodicoelbarrio.com.ar

Una de las primeras industrias asentadas en Coghlan, incluso antes de Sedalana y Nestlé, fue Barthel. En 1921 Enrique Barthel fundó en Freire 3065, casi Iberá, la fábrica de muebles homónima, que comenzó produciendo mobiliario de estilo y luego se ocupó de la restauración de muebles antiguos. En los años de esplendor, cuando proveía a embajadas, bancos y mueblerías en general, empleaba a unas setenta personas. Funcionó hasta hace algunos años y, gracias a una ley de protección patrimonial, conserva su fisonomía original.

Tan valiosa es la propiedad de Freire 3065 que la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires la catalogó con Nivel de Protección “Estructural“ y fue incorporada al Listado de Inmuebles Singulares.

Con el inicio del año, una hipótesis no verificada llegó a nuestra redacción. “El señor Barthel (N. de la R.: Suponemos que se refiere a Rodolfo, descendiente del fundador) me contó muy orgulloso que el portón de ingreso a la fábrica pertenecía a la casona del Virrey del Pino y él la había rescatado del olvido, ¡por lo tanto es una puerta histórica!”, aseguró Arturo Bade Nordmann en un correo electrónico.

Arturo Bade Nordmann, cliente regular de Barthel, cree que la puerta no pertenecía a la casona de la Av. Belgrano sino a una quinta de sus posesiones.

Automáticamente pensamos en “la casa de la Virreina Vieja”, ubicada en la esquina noroeste de Perú y Belgrano, en el barrio de Monserrat. Llevaba este nombre por Rafaela de Vera y Mujica, la segunda esposa de Joaquín del Pino, octavo virrey del Río de la Plata, que da nombre a una calle que atraviesa el barrio de Belgrano y pasa a cien metros de Villa Urquiza. El inmueble había sido construido en 1782. Tenía veinte ambientes y caballeriza. Cuenta una nota del diario La Nación que su primer propietario no la habitó, pues fue encarcelado. “Enseguida pasó a manos de Pedro Medrano, tesorero y secretario de la gobernación del Río de la Plata, quien luego la vendió al citado virrey, que murió en 1804. Doña Rafaela, su viuda, le dio nombre popular al inmueble”, cita el historiador Daniel Balmaceda en el artículo, quien aclara que al principio era la “Casa de la Virreina Viuda”, pero con la llegada de nuevas virreinas el adjetivo trocó en Vieja.

Entre 1912 y 1914 la casona fue derrumbada y en su lugar se construyó el edificio Otto Wulff. “El terreno donde se levanta esta obra exponente de la escuela Jugendstil –versión nórdica y germana del Art Noveau–fue comprado en una subasta por los empresarios Otto Wulff y Nicolás Mihanovich. El proyecto fue encargado al arquitecto danés Morten Rönnow“, explica Balmaceda. ¿Pudo una de las puertas de la histórica propiedad virreinal ser rescatada años después y terminar colocada en una fábrica de muebles de Coghlan?

Bade Nordmann, cliente regular de Barthel, cree que la puerta no pertenecía a la casona de la Av. Belgrano sino a una quinta de sus posesiones: “Como apasionado de la historia y las máquinas, Barthel tuvo la amabilidad de mostrarme toda la fábrica, ya fuera de servicio, con unas máquinas importantes para la historia de la industria. Recuerdo que en la conversación comenzó hablando de un automóvil que tenía abajo de la galería, en bastante buen estado y fuera de uso, marca Morris, similar al Di Tella 1500 pero de mayor categoría”.

Tan valiosa es la propiedad de Freire 3065 que el 23 de octubre de 2014 la Legislatura de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires la catalogó con Nivel de Protección “Estructural“ y fue incorporada al Listado de Inmuebles Catalogados Singulares de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, previsto en el Capítulo 10.3 “Catalogación“ del Código de Planeamiento Urbano.

La pregunta que queda pendiente, y los historiadores podrán ayudarnos a responder, es si el portón de hierro verde pudo haber pertenecido al Virrey del Pino. Una referencia que alentaría esa posibilidad es la foto de una puerta similar que pertenece a la Santa Casa de Ejercicios Espirituales, en Av. Independencia 1190, que al igual que la casona virreinal data aproximadamente de la misma época (1799).

La herrería de la Santa Casa de Ejercicios Espirituales. en Av. Independencia 1190, guarda similitud con el portón de Barthel.
Comentarios Facebook
  • 2.4K
  •  
  •  
  •  
  •  
  •