Murió Guillermo Mordillo, célebre dibujante y oriundo de Villa Pueyrredon. Nacido en 1932 en Argerich 5175, desarrolló gran parte de su carrera en el exterior. En varias ocasiones fue entrevistado por este periódico y solía participar de las cenas de fin de año. Una semana antes de esta triste noticia se cumplió una década de la partida de su colega Guillermo Guerrero, urquicense y creador de “Lúpin, el piloto”.

A partir de un extenso reportaje publicado en marzo de 2005, El Barrio tuvo el orgullo de formar parte de los afectos de Guillermo Mordillo, al punto de compartir encuentros con sus amigos y frecuentarlo en las cenas de fin de año del periódico. Es por este motivo que su muerte, ocurrida el pasado 30 de junio, causó una gran tristeza en nuestra redacción.
El consagrado humorista gráfico, oriundo del barrio de Villa Pueyrredon, partió de este mundo a los 86 años de edad en la isla española de Mallorca, “donde tenía una casa y pasaba largas temporadas”, según informó la prensa. Nacido el 4 de agosto de 1932 en Argerich 5175, había dejado el país hacía más de seis décadas para desarrollar su carrera en Estados Unidos, España y Francia, país en el que definió el perfil de su obra: un humor sin palabras sobre temas universales.
Desde fines de los 90 estaba radicado en el exclusivo Principado de Mónaco, donde tuvo de vecino a Roger Moore, pero nunca olvidaba al barrio en el que vivió hasta 1955 y volvía cada fin de año. “La casa donde nací todavía existe, es muy humilde -nos contó alguna vez-. Ahí realicé mis primeros dibujos, ilustré mis primeros cuatro libros para la Editorial Codex, hice mis primeras historietas y mis primeros ensayos de dibujos animados. Esa casa nunca nos perteneció porque mis padres -inmigrantes españoles- eran pobres y alquilaban”.

En 2013 Mordillo fue reconocido por la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires como Personalidad Destacada en el ámbito de la Cultura.

Su carrera
En 1938 vio su primera película, que lo marcaría para toda la vida: Blanca Nieves y los siete enanitos, de Walt Disney. Y una década más tarde obtuvo el certificado de Ilustrador en la Escuela de Periodismo. “Cuando a los 13 años tomé la decisión de dedicarme al dibujo y buscar un estilo propio, lo que me llevó nada menos que 25 años, a mis padres le pareció una noticia extraordinaria y me apoyaron”, relataba quien fuera declarada Personalidad Destacada de la Cultura por la Legislatura porteña en 2013.
En 1955 recibió una invitación para trabajar como dibujante de animación en Perú, donde permaneció hasta los 28 años, y luego decidió seguir viaje hacia los Estados Unidos. Allí estuvo tres años en Nueva York trabajando en la Paramount Pictures, donde participó de la realización de las series animadas de Popeye y La pequeña Lulú.
Tras un breve paso por España, en 1963 se instaló en París y a partir de 1966 empezó a desarrollar sus primeros trabajos humorísticos de autor, que aparecieron en la prestigiosa revista Paris Match. Como no dominaba el francés, casi sin quererlo moldeó un estilo que lo hizo famoso: el humor mudo, sin comentarios ni diálogos.
En 1968 publicó con éxito sus dibujos en la revista Stern, de Alemania, y al poco tiempo la demanda de trabajo aumentaría hasta convertirse en una bola de nieve. Ya entrada la década del 70, había forjado un reconocimiento internacional a través de sus propias creaciones, entre las que se destacan El Galion, Crazy Cowboy, Crazy Crazy, Les Girafes y Mordillo cartoons Opus I, II y III, entre otros.
“Las ideas son mariposas: está lleno de ellas por todos lados pero es difícil atraparlas. Yo soy un cazador de mariposas”, se definía Mordillo, quien siguió trabajando hasta su último día.

Siempre presente
El 25 de junio, una semana antes de su muerte, informábamos en nuestras redes sociales el décimo aniversario de la partida de Guillermo Guerrero, también dibujante y famoso por ser el creador de “Lúpin, el piloto”. Este personaje dio vida a una revista mítica, que salió durante más de 40 años. Vecino de Villa Urquiza, había nacido el 26 de julio de 1923 y se mantuvo en actividad hasta el final de sus días.

Guillermo Guerrero, creador de “Lúpin, el piloto», falleció el 25 de junio de 2009.

Tuvo el privilegio de conocer en su infancia a Walt Disney, quien le dedicó una carta en 1941, y es especialmente recordado por nosotros porque durante muchos años publicó en este periódico tiras inéditas del famoso aviador.
Como su tocayo Mordillo, Guerrerito vivió hasta los casi 86 años. Ambos compartieron desde muy pequeños la vocación por el dibujo. Y, fieles a esa pasión, murieron con el “lápiz en la mano”.

Crédito de foto de portada: Gustavo Amarelle/Télam

Comentarios Facebook
https://periodicoelbarrio.com.ar/wp-content/uploads/2019/07/Mordillo-Gustavo-Amarelle-TELAM-150x150.jpg

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.