La infancia del fútbol argentino tuvo varios hogares en la Comuna 12

Numerosos clubes y canchas pasaron por nuestros barrios durante los primeros años de vida del más popular de los deportes. Algunos desaparecieron, pero otros siguen vigentes.

  • 21
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Por Javier Perpignan
jperpignan@periodicoelbarrio.com.ar

 

A principio del siglo XX, desde los lugares más diversos de Buenos Aires, barritas de pibes fundaron muchos equipos con el objetivo de poder jugar al fútbol. Con más coraje que recursos, el anhelo era inscribirse en los torneos oficiales que organizaba The Argentine Football Association, antecesora de la AFA, y competir por el honor del barrio. En esta nota reseñaremos brevemente a esos cuadros y las ubicaciones de sus campos de juego en aquellos años fundacionales del fútbol argentino.

Una  de las zonas de Buenos Aires que tuvo varios equipos en ese fútbol organizado era la comprendida por los actuales barrios de la Comuna 12 y sus zonas aledañas, que participaron con variada suerte. Algunos de esos clubes perduran y cumplen funciones sociales, otros permanecen afiliados a AFA pero su vínculo con la zona es poco recordada y otros directamente desaparecieron y fueron olvidados.

Sportivo Villa Urquiza
Comenzamos este recorrido remitiéndonos hasta la manzana comprendida por Mendoza, Freire, Olazábal y Conde. Allí se encontraba la cancha del Deustcher Fussball Verein, un equipo de descendientes alemanes fundado el 11 de agosto de 1922, cuya camiseta era blanca con un águila en el pecho del lado izquierdo. Militó en Tercera División hasta inicios de la década del 30, para luego desaparecer. En ese predio alquilado varios clubes ejercieron su localía: Platense II (una escisión del Calamar) en 1922; Sportivo Villa Urquiza (1923-1924) y Palermo (1925-1926).

Sportivo Villa Urquiza fue fundado el 1 de julio de 1916, su camiseta era verde y negra a bastones y tenía una masa societaria que alcanzaba a los 330 asociados, lejos de los 2.564 de Boca y los 1.420 de Huracán, los más poderosos de la Asociación Argentina de Football, entidad en la que se encontraba afiliada. Comenzó jugando en Mariano Acha, entre Mendoza y Juramento, antes de llegar a Primera. Participó en las temporadas 1923 y 1924 con magros resultados y en diciembre de 1924 se fusionó con el club General San Martín, mudando su localía a las calles Mitre y Balcarce de ese partido del conurbano bonaerense.

El club consiguió afiliarse en la Tercera División de la Asociación Argentina de Football y obtuvo el ascenso a Segunda División en 1919, cuando el torneo se suspendió y la AAF dispuso que los primeros de cada zona accedieran a la categoría superior para cubrir plaza ante la nueva división que se produjo ese año. Al encabezar la zona norte, Villa Urquiza subió un escalón. Una situación similar ocurrió en 1922: la AAF decidió nuevamente suspender el torneo y así el equipo del barrio llegó a la máxima categoría.

Villa Urquiza debutó en Primera con una derrota como visitante de Sportivo Palermo (11/3/1923) y el 25 de marzo recibió a Boca Juniors, quien contra todos los pronósticos a duras penas consiguió triunfar por la mínima diferencia. Urquiza gana por primera vez en Mendoza y Freire el 1 de julio de 1923 ante Boca Alumni por 2-0. Sin embargo, una semana después recibe al otro grande de la AAF, Huracán, quien le gana 2-1.

Otros partidos destacados que se jugaron en Mendoza y Freire: 0-7 contra Boca Juniors (7-8-24) y 1-0 a Dock Sud (24-8-23). Pero, quizá el más importante, fue ganarle el “clásico” a Platense 3-1 (3-8-23).

Kimberley Athletic Club
Otro equipo del barrio que disputó torneos oficiales en AFA fue el Kimberley Athletic Club. Fundado por socios de Platense, jugó en Primera División entre 1912 y 1915. Luego de deambular por diversas canchas en su primera temporada en la máxima categoría, finalmente en 1913 tuvo predio propio en la manzana formada por Monroe, Ceretti, Blanco Encalada y Aizpurúa.

Vista aérea de las inmediaciones de Villa Urquiza (circa 1925), captada por Enrique Broszeit y Juan Bautista Borra, donde se observa el terreno donde funcionó la cancha de Kimberley, en Monroe y Ceretti.

El primer partido como local lo jugó el 3 de agosto de 1913 frente a GEBA, con una derrota por 3 a 1. Pero la revancha llegaría el 10 de mismo mes: en Villa Urquiza consiguió su primer triunfo por 1 a 0 ante el débil Sportiva Argentina. Un reducto casi invencible resultó Monroe y Ceretti: de los nueve triunfos de la temporada, seis fueron de local. Sin dudas, los dos partidos más importantes jugados en esa condición fueron el triunfo ante el campeón Estudiantes de La Plata -2-0, el 26/10/13- y la derrota ante Independiente, el 2/11/13, por el mismo marcador. En la temporada 1914 nuevamente se hizo fuerte de local, ya que tres de los cinco triunfos fue en esa condición, aunque se destaca un empate 1-1 contra Estudiantes de La Plata.

En su última participación en primera, la localía urquicense dejó de ser efectiva, apenas un triunfo ante Banfield en Monroe y Ceretti. Sin embargo alcanzó para que tres de los futuros grandes de Argentina pisaran el barrio por primera vez. El 4 de julio Kimberley cayó 0-1 contra Boca Juniors, el 17 de octubre consiguió empatar con River Plate sin tantos y el 19 de diciembre se despidió de Primera con un categórico 0-4 contra el campeón, Racing Club. Al no poder mantener la categoría, Kimberley se desafilió y siguió su vida como club barrial dedicado a las actividades sociales desde Villa Devoto. Hoy volvió a AFA, pero en futsal.

A pesar del descenso, al field urquicense le quedaba una última función. El 26 de marzo de 1916 San Lorenzo, quien por entonces estaba construyendo su estadio en Avenida La Plata, jugó de local en la ex cancha de Kimberley para recibir al debutante Gimnasia y Esgrima La Plata, quien le propinó una goleada histórica 0-4. Luego, el terreno de Monroe y Ceretti fue arrendado por el Consejo Escolar para perderse en el tiempo cualquier vestigio de fútbol.

Argentinos Juniors
Estas fueron las únicas participaciones de equipos del barrio Villa Urquiza en los torneos amateurs. Sin embargo, hubo una institución que actualmente está más vigente que nunca, que tuvo un fugaz paso por la zona en sus inicios deportivos. Se trata de Argentinos Juniors. Fundado en Villa Crespo, el Bicho consiguió la afiliación a la AFA en 1909 en la Tercera División y decidió instalar su campo de juego en un terreno alquilado de Olazábal y Triunvirato.

Su debut oficial fue el 9 de mayo a la una de la tarde. Aquel día, el segundo equipo de Argentinos enfrentó a 1º de Mayo y luego el conjunto principal enfrentó a Banfield “B”, con triunfo para el futuro conjunto de La Paternal por 1-0. Las reseñas de la época indicaron que tuvo un buen rendimiento en el torneo, pero no le alcanzó para pelear el ascenso. En cuanto a su permanencia en Villa Urquiza, sólo fue de seis meses. Ante la imposibilidad de pagar el alquiler, regresó a su lugar de origen: Luis Viale y Honorio Pueyrredón.

Alumni de Villa Urquiza
Una vez profesionalizado el fútbol, se registró el último paso de un equipo de Villa Urquiza en AFA. Se trató de Alumni, que participó en las de temporadas 1946 y 1947 de la Primera C, hasta que fue desafiliado por no cumplir con los requisitos necesarios para participar.

Sede del Alumni de Coghlan, en Valdenegro 3065. Se afilió a AFA falsificando su cantidad de socios.

Con sede en Valdenegro 3065, los orígenes se remontan a mediados de la década del 20, cuando se llamaba Estrella del Plata. No hay documentos que precisen una fecha exacta de fundación, pero las pocas enciclopedias que investigaron el fútbol del ascenso mencionan el año 1935. Rómulo Fabur, directivo del club, tuvo la loca idea de afiliarlo a la AFA argumentando que Alumni tenía 5.000 socios, cuando en realidad apenas llegaba a los 100. Lo concreto es que el club fue admitido en la calle Viamonte el 8 de mayo de 1946, pero entre la nula preparación y su actitud pendenciera provocó que la aventura durara poco: tras culminar la primera temporada de 1946 en la última posición, con apenas nueve puntos, al año siguiente fue desafiliado a mitad de temporada por no cumplir con los requisitos para mantener su plaza, por lo que sus partidos de 1947 fueron anulados y su participación borrada para siempre de los registros oficiales. ¿Su localía? La cancha de Almagro, en Fraga y Estomba.

Coghlan y Alumni
Apenas 14 temporadas en primera división le bastaron al Buenos Aires English High School, o sea Alumni, para erigirse como el padre del fútbol argentino. En 1900 el conjunto de Alexander Watson Hutton intervino en el campeonato de fútbol de la Argentine Association Football League junto al Belgrano Athletic Club, Lomas Athletic Club y el Quilmes Rovers.

En esa temporada Alumni obtuvo su primer título e hizo de local en un terreno alquilado cerca de la estación Coghlan, que también era usado como campo de deportes de la escuela. Ese año jugó los únicos tres partidos en el barrio. Los triunfos: 5-0 a Quilmes (15-8-1900) y 3-0 en el clásico ante Belgrano Athletic (8-9-1900). Su único empate fue 1-1 ante Lomas en el debut del torneo, 20 de mayo de 1900. Luego, Alumni desplegó su fútbol por diversas canchas, fundamentalmente en la de Ferro Carril Oeste, en Caballito.

Pabellón de la cancha de Alumni, en proximidades de la Estación Coghlan (circa 1900).

Sportivo Coghlan
Pero Alumni no fue el único equipo que jugó en Coghlan. Casi dos décadas después, Sportivo Coghlan representó al barrio en el ascenso. Su corta vida no le impidió disputar encuentros importantes a pesar de competir en la Tercera División. Afiliado en 1917 a la Asociación Argentina, su cancha estaba ubicada en el predio comprendido entre Washington, Rivera, Roosevelt y la estación de tren, a pocas cuadras de la secretaría del club: Nahuel Huapi 4499.

En el predio había una pequeña casilla de madera para agasajar a los rivales luego del partido y también organizar bailes. Su camiseta era blanca, con pantalón y medias azules. El periódico El Independiente destacó en sus páginas la gran convocatoria que generó el clásico zonal con el otro Sportivo, el de Villa Urquiza, en un enfrentamiento por la Copa Competencia de 1920. El team urquicense se impuso por 3-0 ante 5.000 personas. Al domingo siguiente, el mismo periódico resaltó los éxitos de Coghlan y de Urquiza ante dos rivales de mayor peso y experiencia: Sportivo del Norte (hoy Colegiales) y Estudiantes de La Plata respectivamente.

Otro encuentro destacado de Sportivo Coghlan se dio el 21 de agosto de 1921 por los octavo de final de la Copa Competencia, torneo en el que participaron equipos de primera y segunda categoría con el fin de hacerla más competitiva. Ese día enfrentó por única vez a Boca Juniors, en la cancha xeneize de Ministro Brin y Pérez Galdós, con una derrota 1-0. Coghlan había llegado a esa instancia tras imponerse categóricamente por 5-1 de local ante Temperley.

Almagro
El Club Almagro dejó sus instalaciones en el Parque Centenario y alquiló unos terrenos en el incipiente barrio de Parque Chas. Un vecino de la zona, Héctor Mango, describe la ubicación de la cancha: “El campo de fútbol se ubicó con los arcos teniendo detrás a Ginebra y Londres. La tribuna popular lateral a Gándara y frente a ésta la tribuna oficial con la parte central techada y en la parte baja, junto al alambrado olímpico, las plateas. La entrada a la popular era por la esquina de Ginebra y Gándara y a la oficial por Ginebra y Berna. Los sanitarios se encontraban debajo de las tribunas”.

Field de Almagro en Ginebra y Gándara, Parque Chas. El club lo usó entre los años 1927 y 1937, cuando debieron abandonarlo ante la intimación municipal para la apertura de calles.

La inauguración se produjo el 13 de marzo de 1927, con un amistoso frente a San Lorenzo. Almagro jugó el primer partido oficial en su cancha de Parque Chas el 10 de abril de 1927, goleando a su futuro rival de Caseros, Estudiantes de Buenos Aires, por 5 a 1. Los diez años que el Tricolor estuvo en el barrio, produjo el retorno de los grandes del fútbol al barrio con quienes jugó partidos con mucha convocatoria. La llegada del profesionalismo en 1931, no convenció a sus dirigentes a participar de los nuevos torneos, por lo que decidieron quedarse en la liga amateur. Con la unificación definitiva del fútbol, Almagro jugó en la segunda división hasta 1937, año en que se consagró como primer campeón del ascenso unificado en la era profesional. Ese mismo año, ante la intimación municipal para la apertura de calles, los propietarios solicitaron la desocupación del predio para proceder a la venta de los terrenos que estaban sin lotear.

Con el título y ascenso bajo el brazo, el club se despidió del Parque Chas, dejando una buena cantidad de seguidores en el barrio que se mantienen hasta el día de hoy. Sin embargo, no se fue muy lejos.

Villa Ortúzar: una cancha para tres equipos
Luego de su fugaz paso por la Primera División en 1938, Almagro regresó a la B y se instaló durante la siguiente década en la manzana de Estomba, Fraga, Tronador y Roseti. Villa Ortúzar fue su casa entre 1939 y 1949. Allí rearmó su estadio con la vieja platea techada que usó en Parque Chas y, aseveran, con tablones de la cancha de Alvear y Tagle que River desarmó cuando se mudó al Monumental. Si bien esperó hasta el año 2.000 para regresar a Primera, tampoco sufrió descensos durante su estadía en Fraga y Estomba. Nuevamente desalojado, no volvió a tener estadio propio hasta 1956, cuando se instaló definitivamente en José Ingenieros, Partido de Caseros.

Varios equipos jugaron de local en la cancha que existía en la manzana de Estomba, Fraga, Tronador y Roseti.

Pero Almagro no fue el único club que utilizó aquel predio de Villa Ortúzar. Allí Argentinos Juniors tuvo su primer estadio importante entre 1912 y 1924. La flamante cancha contaba con una barandilla que rodeaba el campo. En los días de partido, el alambrado perimetral era cubierto con una lona que impedía la visual desde la calle. Los jugadores se cambiaban en casillas que carecían de duchas y el canchero, subido al techo, los bañaba con una regadera.

En Fraga y Estomba, Argentinos obtuvo su primer ascenso a Primera División en 1921 y, paradojas del destino, festejó el campeonato de Primera B en la última fecha del torneo de 1940 cuando enfrentó al dueño de casa, Almagro. También tuvo un paso fugaz el Club Atlético Colegiales, que de esa manera iniciaba la transición entre el barrio que le dio el nombre y Munro, su lugar definitivo. Allí participó en la Primera B entre 1936 y 1938.

Un vitral en la estación Tronador del Subte B, recuerda el paso de los tres equipos que por aquella cancha dejaron sus goles en el aire de Villa Ortúzar para siempre.

Saavedra, tierra de fútbol
Si hablamos de Saavedra, la asociación con Platense es inevitable. Luego de pasar por Retiro y Núñez, en 1917 Platense alquiló al Dr. Carlos Delcasse un terreno ubicado en la intersección de Manuela Pedraza y Cramer. El primer partido oficial que Platense disputó en su legendario terreno fue el 22 de julio frente a Porteño. Empate 0-0.

Primitiva tribuna de Platense en Manuela Pedraza y Crámer, en 1917.

Con la llegada del profesionalismo, al estadio se le realizaron diversas ampliaciones, incluso en 1941 el club inauguró un velódromo con una cancha de básquet al aire libre en el centro. El Calamar estuvo en primera 43 temporadas consecutivas, de las cuales 39 las pasó en Pedraza y Cramer. Descendió por primera vez en 1955 y al regresar diez años después, realizó una nueva ampliación, pero esta vez cambió el sentido del campo de juego de oeste a este, se agregaron nuevas plateas sobre Manuela Pedraza y se eliminó el velódromo.

Poco tiempo le duró la felicidad al conjunto Calamar. En 1971, sumergido en una profunda crisis económica y deportiva, descendió nuevamente a la B pero esta vez con la gravedad de perder el terreno de Manuela Pedraza y Crámer. El último juego fue el 26 de setiembre, un triunfo 2-0 frente a Newell’s Old Boys. Recién volvió a tener estadio propio en 1979, esta vez en Vicente López.

Sportivo Balcarce
Platense no fue el único que tuvo pasado futbolístico en Saavedra. En el predio comprendido por las calles Moldes, García del Río, Paroissien y Amenábar jugó su única y sorprendente temporada en Primera el club Sportivo Balcarce. Fundado el 1 de noviembre de 1919, tuvo su primera cancha en Vuelta de Obligado, Manzanares, Jaramillo y Cabildo, actual Plaza Balcarce. Contaba con 367 socios que se juntaban en la sede de Cabildo 3728.

Luego se paseó por Mendoza y Freire, Besares y Zapiola, hasta que llegó a García del Río y Moldes para disputar allí, en 1926, su única temporada en la Primera División de la Asociación Argentina de Football. Debutó de local un 18 de abril con una derrota 0-2 ante Boca Juniors y consiguió su primer triunfo 3-1 el 16 de mayo ante Alvear, quien había ocupado ese predio tres años antes. En ese certamen, Sportivo Balcarce obtuvo un honroso cuarto puesto a un punto de Huracán y a nueve del campeón Boca Juniors.

Ficha de afiliación de Sportivo Balcarce.

Pero lo más sorprendente de este equipo de Saavedra lo consiguió en la Copa Estímulo 1926, una competencia paralela al torneo de Liga. Allí ganó su grupo, en semifinales eliminó a Huracán y en la final disputada en el Gasómetro de Boedo cayó derrotado ante Boca Juniors por 3-1.

En la temporada siguiente se fusionaron las dos asociaciones, el torneo pasó a tener 34 equipos y no hubo lugar para Sportivo Balcarce, que fue descendido a la Segunda División. Cuando el profesionalismo ya era un hecho irreversible, Sportivo Balcarce se desafilió y al igual que Platense se instaló con los años en Vicente López, más precisamente en Florida, desarrollando una importante actividad social.

Alvear
El otro club que participó en Primera División jugando en Saavedra fue Alvear. Fundado el 1 de julio de 1903, era oriundo de Palermo y llegó a la máxima categoría de la Asociación Argentina de Football en 1922 luego de ganar el ascenso el año anterior, para competir durante cinco temporadas. Sólo la primera estuvo en Saavedra, en el predio de García del Río y Moldes.

Deportivo Saavedra
Otro equipo que militó en las divisiones del ascenso fue el Club Atlético Social y Deportivo Saavedra, cuya secretaría estaba ubicada en Capdevila 2822. Fundado el 5 de enero de 1923, contaba con 225 socios y presentaba equipos en Intermedia Reserva y Cuarta División. Su cancha estaba en un terreno arrendado en Besares y Naón y contaba con una casilla de zinc, dos cuartos para vestir y dos baños con cuatro lluvias cada uno, cerco perimetral con baranda y exteriormente con alambre tejido.

Villa Pueyrredón también existe
Para concluir este informe de clubes y canchas que pasaron por la actual Comuna 12 y alrededores, no podía faltar en ese informe el barrio de Villa Pueyrredon, que estuvo representado por Centenario Argentino. Fundado el 1 de marzo de 1910, su masa societaria ascendía a 250. Su secretaría estaba ubicada en Franco 2576 y la cancha en un terreno alquilado en Franco y Condarco, a una cuadra de la estación de tren. ¿Los colores? Azul y blanco a rayas verticales. Para 1927 presentaba equipos en Intermedia, Segunda Reserva y Tercera.

En las Memorias y Balances de AFA consta que Centenario Argentino tenía su cancha cercada internamente con alambre lineal y exteriormente con tejido. No poseía tribunas pero sí una casilla para jugadores con dos cuartos para vestir y dos baños con agua corriente. Cuando en 1929 el ferrocarril decidió ampliar sus galpones, el club fue desalojado y desapareció a pesar de los intentos para mantenerlo activo.

Fuentes consultadas: Periódico El Barrio, Osvaldo Gorgazzi, Historia AAAJ, web de Almagro, José Carluccio (Historia y Fútbol), Memoria y Balances AFA y cuentas de Twitter Viejos Estadios y Pies de Calumin.

Comentarios Facebook
  • 21
  •  
  •  
  •  
  •  
  •